domingo, 19 de febrero de 2012

Serenata para la tierra de uno

Serenata para la tierra de uno:
Porque me duele si me quedo
pero me muero si me voy,
por todo y a pesar de todo, mi amor,
yo quiero vivir en vos.

Por tu decencia de vidala
y por tu escándalo de sol,
por tu verano con jazmines, mi amor,
yo quiero vivir en vos.

Porque el idioma de infancia
es un secreto entre los dos,
porque le diste reparo
al desarraigo de mi corazón.

Por tus antiguas rebeldías
y por la edad de tu dolor,
por tu esperanza interminable, mi amor,
yo quiero vivir en vos.

Para sembrarte de guitarra,
para cuidarte en cada flor
y odiar a los que te castigan, mi amor,
yo quiero vivir en vos.

María Elena Walsh

Gracias por todo, María Elena y gracias y más gracias por ser parte fundamental de la banda de sonido de la vida de Paulina.

miércoles, 8 de febrero de 2012

Las mejores frases del Flaco


Lo que decía en sus letras era muy semejante a lo que expresaba en entrevistas; la poesía y el compromiso social lo caracterizaban
 

Escuchar las letras de las canciones de Luis Alberto Spinetta, así como escucharlo en entrevistas, era apasionante. Sus pensamientos sobre la creación musical, la industria de la música, la responsabilidad hacia el otro, la ecología, la vida y sus amigos, aquí, sintetizados en algunas frases:

El arte vs lo comercial

"En algunos momentos pareciera que el rock tiene la clave para allanar los problemas que nos aquejan, pero en general todo se ha envilecido por los artistas con deseo de enriquecerse y figurar. El ego se ha impuesto sobre el talento. Los músicos de rock que hacen música estúpida se llenan de dinero, mientras que los poetas y artistas valiosos llevan una vida bastante dura" , en una entrevista para El comercio, Perú, en julio de 2002.
"Hay mucha música comercial rondando, alguna detestable, y es por eso importante que no se dejen fijar en sus cabezas el objetivo único del éxito limitando así su frontera musical" , en un recital que dio en Toulouse, Francia, junto con otros artistas argentinos como León Gieco.
"A mi que me dan con un hacha -Que la letra no se entiende, la poesía no se entiende- comprate un mono" solía decir en varios reportajes.

Compromiso social

"Respeten a la vida. Grábense eso. Es muy importante que esto que están viendo y escuchando hoy le sirva a cada uno de ustedes cada vez que están decidiendo quién maneja y cada vez que están pensando en consumir alcohol. Si me prometen que van a tener en cuenta lo que les estoy diciendo, me voy a ir de acá contento", reflexionó en un recital, en octubre de 2009, para homenajear a los estudiantes del colegio Ecos y para reclamar una política de seguridad vial. Fue en el tercer aniversario de la tragedia ocurrida en Santa Fe, a la que llamaba el "Cromagnon de los viajes de Egresados".
"Mucha gente se quiere salvar antes del 2000 sin importarle si aplastan a otros para su realización. No me uno a eso para nada. Y por eso me paso las horas inventando cosas para decir, en contra de todo ese torbellino de locuras que son las grandes ciudades en el fin de siglo", al promediar una conferencia de prensa previa a la grabación de San Cristóforo, albúm que grabó durante un ciclo de recitales en 1998.
"Me gustaría que mi música ayude a paliar el dolor de los que no pueden", en un recital que brindó en el Teatro Colón, en octubre de 2002, en plena crisis económica y social tras la caída de la Alianza en 2001.


La evolución de un músico

Pregunta un periodista, ¿La crítica es mala cuando la gente espera una cosa y le das otra?
"A mí eso me hace acordar a la vida de Jesucristo cuando todo el mundo esperaba que fuera una especie de luz por la calle, resultó que era un tipo. Los músicos también son tipos, ¿te das cuenta? Por eso lo que no nos enloquece es mucho más fácil de juzgar objetivamente, porque si algo te fascina buscás la perfección obsesivamente y en esa locura podés morir. A mi el grupo que más me llega es Zeppelin (.) es uno de los más rayados y mutantes, se arriesga a cambiar su música y sigue siendo por sobre todas las cosas Led Zeppelin. La evolución es algo que crece, lo que crece tiene una raíz y lo que tiene una raíz también tiene una base que no se puede cambiar con el tiempo. No se puede empezar un edificio por el primer piso", dijo en una entrevista a la Revista Pelo, 1971, n° 20.
"No me gusta que la gente me vea como un ideal o una cosa ficticia, por eso también escondo un poco la trucha", solía decir en varias entrevistas.

¿Unranio? No, gracias



Sobre Gustavo Ceratti

" Al ver a este genio dormido, uno realmente no tiene derecho a estar ni de mal humor si está bien de salud. Uno debe estar dispuesto a una entrega constante, por eso me pareció tan importante correr al regazo de mi madre y poderme refugiar en ella", dijo al diario chileno La Tercera en junio de 2011.

Sobre Charly García

"Charly está en una etapa muy buena, de reconstitución de las ideas. Ahora podemos conversar y tocar. Es un Charly mucho más lindo que el Charly absolutamente intratable de ciertas épocas. Siempre el mismo genio, pero ahora más incorporado al abrazo, a lo cotidiano y a la charla. Es un milagro muy lindo lo que ha sucedido con su vida", dijo al diario chileno La Tercera en junio de 2011. .

Porque desaparece tan temprano esta gente, no??

Otro recuerdo de un momento que me dio Spinetta


Recuerdo que estaba en la secundaria, y la primera vezque escuche este tema fue a la tarde de un día de semana, en un colectivo de "LA FLOR DE LUJAN" yendo a Pueblo Nuevo (solo así se identifica esa ... comarca gloriosa).
Gracias a Dios todavía recuerdo lo que senti......

El flaco Spinetta y Charly García. "Rezo por vos"

Impresionante articulo de Hangling, excelente!!!!


El señor González y Bill Cosby

Por Rolando Hanglin | Para LA NACION


González llegó a su casa con una sonrisa de satisfacción. Su mujer, sorprendida por verlo -una vez- contento y sin la furia contenida de todos los días, le dio un casto beso en la mejilla.
- ¡Hola mi amor! ¡Qué bien se te ve.! ¿Cómo estás?
- Bien, muy bien. En la oficina recibí una especie de carta abierta que está en Internet. El firmante es aquel comediante negro, Hill Cosby. ¿Te acordás que hacía unas comedias en televisión?
- ¿Vos decís Bing Crosby, gordo? Ese señor ya murió.
- ¡No, este es otro! Yo te digo Hill Cosby, el negro alto. Un cómico, ya jubilado. Escribió un manifiesto y anda circulando por ahí. Yo lo hice imprimir. Mirá que bueno, te lo leo: "Tengo setenta y cuatro años. Sacando el tiempo en que estuve haciendo la conscripción, he trabajado duro desde los diecisiete. Salvo por algunos problemas graves de salud, siempre cumplí, 50 horas a la semana, sin faltar nunca en casi cuarenta años.

Estoy cansado de que me digan que tengo que "distribuir la riqueza" entre la gente que no tiene mi ética de trabajo
Tuve un salario razonable, pero no heredé mi empleo ni mis ingresos, y trabajé duro para llegar donde estoy. Dada la economía actual, sospecho que no debí haberme jubilado. Pero ya está. Estoy cansado, muy cansado.
Estoy cansado de que me digan que tengo que "distribuir la riqueza" entre la gente que no tiene mi ética de trabajo.
Estoy cansado de que me digan que el Gobierno tomará el dinero que gané, por la fuerza si es necesario, para darlo a gente demasiado perezosa para ganarse la vida.
Estoy cansado de que me digan que el Islam es una "religión de paz", cuando todos los días leo decenas de historias de hombres musulmanes, matando a sus hermanas, esposas e hijas para defender su "honor".
De musulmanes que se sienten ofendidos y por eso asesinan a otros musulmanes, a cristianos y a judíos a los que no consideran "creyentes".
Veo a musulmanes quemando escuelas para niñas; musulmanes lapidando a víctimas de violaciones, a adolescentes condenados a muerte por "adulterio".
Musulmanes mutilando los genitales de las niñas pequeñas.
Todo en nombre de Alá, porque el Corán y la ley Sharia lo dicen.

Veo a musulmanes quemando escuelas para niñas; musulmanes lapidando a víctimas de violaciones
Estoy cansado de demostrar "tolerancia hacia las otras culturas", mientras Arabia Saudita y otros países utilizan nuestro dinero, que obtuvieron vendiéndonos petróleo, para financiar mezquitas y escuelas islámicas (madrassas) donde se predica el odio, en todo el mundo.
Mientras tanto, ninguno de esos países permite edificar una iglesia, sinagoga o escuela cristiana en su territorio para enseñar el amor y la tolerancia...
Estoy cansado de que me digan que debo bajar mi nivel de vida debido a la lucha por el calentamiento global, que nadie puede discutir. Quiero que alguien me explique qué es el "calentamiento global".
Estoy cansado de que me digan que los drogadictos sufren una enfermedad, y que yo debo ayudarlos, apoyándolos y pagando por el daño que ellos hacen. ¿Acaso se les apareció un virus gigante, que se precipitó sobre ellos en un callejón oscuro, los agarró y los obligó a meterse polvo blanco por las narices, o a clavarse una aguja en el brazo?
Estoy cansado de escuchar a ricos atletas, artistas y políticos de todos los partidos, hablando de errores inocentes, tonterías que cometieron durante su juventud, cuando todos sabemos que, en realidad, piensan que su único error fue dejarse capturar.

Estoy cansado de escuchar a ricos atletas, artistas y políticos de todos los partidos
Estoy realmente cansado de las personas que no se hacen responsables de sus vidas y acciones. Estoy cansado de escuchar que la culpa de todos los problemas la tienen el gobierno o la sociedad o la discriminación, o la desigualdad económica.
También estoy cansado y harto de ver a hombres y mujeres jóvenes, cubiertos de tatuajes y piercings por todas partes, por lo cual no son aptos para un empleo, entonces exigen dinero al Gobierno.
Sí, estoy cansado, . pero también me alegra haber cumplido ya setenta y cuatro años... porque no llegaré a conocer el mundo que formarán estas personas.
Lo lamento por mi nieta y sus hijos, nada más.
Gracias a Dios, estoy en el camino de salida y no en el de entrada. Firmado: Hill Cosby".

Me alegra haber cumplido ya setenta y cuatro años... porque no llegaré a conocer el mundo que formarán estas personas
González terminó de leer y miró, casi emocionado, a su mujer.
- Está muy bien, querido. Me parece que ese señor está contra Obama.
- ¡Sí, está contra Obama, pero eso no es lo importante! Fijate las ideas que tiene. Él es negro y yo blanco, él es yanqui y yo argentino, él ve los partidos de la NBA y yo sigo a Racing. Y sin embargo, pensamos igual. ¿No te parece genial?
El hijo de González, un muchacho de 32 años, que escuchaba desde la otra habitación, gritó:
- ¡No te preocupes, papi, fachos hay en todas partes!.

martes, 31 de enero de 2012

Ajo sí o ajo no

 

A pesar de que algunos lo quieren fuera de la cocina, el ajo es un imprescindible de la gastronomía. Propiedades de este oloroso bulbo.
Ajo sí o ajo no
Foto gentileza Creative Commons
Anterior1 de 1
Siguiente

Silvio Berlusconi, “Il Cavaliere”, ex premier de Italia le tiene fobia al ajo. Esta es apenas la punta del iceberg de una campaña que se está llevando en Italia para desterrar al ajo de la cocina. Y como si fuera poco, Victoria Beckham dijo despectivamente que “toda España huele a ajo”.

Una verdadera locura en términos culinarios, ya que el ajo es el rey de la cocina mediterránea, y como dijo el famoso cocinero Antonello Colonna, “eliminarlo es como quitar los violines de una orquesta”.

El ajo (allium sativum) es un bulbo originario de Asia que encontró su lugar entre los griegos y romanos que, además de utilizarlo en la cocina, le atribuían propiedades curativas. Existen variedades como el ajo blanco, violeta o rosado, este último muy apreciado en la cocina francesa.

Se pueden comer los dientes crudos o picados, prensado, cortado en láminas, cocido, en salsas, sopas, guisos y aderezos, frito u horneado. Alain Ducasse, una de las luminarias de la cocina gala dice que “aunque es un producto de fuerte carácter que toca una partitura intensa y sostenida, sólo pide que se le suavice, para revelar mejor el carácter de una preparación”. Y los catalanes sostienen que no hay mejor manjar que comer una rodaja de pan de campo frotada con ajo, tomate y chorro de aceite de oliva.

¿Te gusta el ajo? ¿Cómo acostumbrás comerlo?

¿Qué utilidades del ajo conocés fuera de la cocina? ¿Creés que realmente auyente a los vampiros?
http://www.viaresto.clarin.com/Notas/Ajo-si-o-ajo-no-1023.aspx?utm_source=clarin&utm_medium=caja&utm_campaign=caja

¿Qué es la terapia de “vidas pasadas”? | Entremujeres

¿Qué es la terapia de “vidas pasadas”? Entremujeres

jueves, 26 de enero de 2012

Imperdible articulo de Hangling


El nene y el papá

Por Rolando Hanglin | Para LA NACION

Tengo un apego especial por la ciudad de Miramar. Mi madre (junto a sus cinco hermanas mujeres) supo tener una casita de veraneo, cerca de la plaza. Allí fuimos mis primos y yo a pasar enero, o febrero, juntos o separados. Aquella casita -créase o no- voló literalmente por los aires, debido a un accidente doméstico, de manera que Miramar dejó de figurar en nuestro mapa de familia.
Hace unos años, compré un ranchito en pleno campo, a 300 metros del mar, en Chapadmalal (debe entenderse: "corral barroso", en lengua pampa) y voy muy seguido a Miramar, que es durante el verano nuestra ciudad más próxima. Allí se hacen las compras importantes: un colchón, una estufa, una parrilla, una bicicleta, una determinada cantidad de libros. Todo es Miramar: el dentista, el médico, la farmacia más completa. Nuestra referencia no es Mar del Plata, sino Miramar.
De modo que he vuelto a aquel paisaje de la infancia, para encontrar nuevas alternativas.

Uno va a Miramar para circular por sus bellas calles arboladas. Prolija, iluminada, serena, Miramar conoce actualmente una nueva edad de oro
Miramar sigue siendo la ciudad de los niños. Es decir: la concurrencia central está en las familias de padres jóvenes (de 25 a 45 años) con hijos preadolescentes. Circula por la ciudad una gran variedad de niñitos, que llegan hasta la pubertad. Por ejemplo, se dejan ver adorables mocosas de 13-15 años con sus mini shorts, sus sandalias diminutas, sus brazos delgados y sus bocas absolutamente prohibidas.
En fin. Uno va a Miramar para circular por sus bellas calles arboladas, pasando entre sus sedantes casas con ligustrina al frente, para comer buen pescado, en mesas amablemente tendidas sobre la vereda. Prolija, iluminada, serena, Miramar conoce actualmente una nueva edad de oro.
Pero claro, también es el espejo de la nueva familia. Cada restaurante, cada balneario, cada vereda, es el escenario de un drama implacable.

Miramar es el espejo de la nueva familia. Cada restaurante, cada balneario, cada vereda, es el escenario de un drama implacable
La mamá: 35-40 años, malhumorada o tal vez ausente. Es una mujer que atiende las labores de su casa y a la vez desempeña un empleo. Aporta algo, pues, al presupuesto familiar, si bien el aporte resulta escuálido, en comparación con los gastos en mucama, planchadora y baby-sitter que representa su ausencia. Pero aporta. De todos modos, la mamá (como todas las madres del mundo en todos los tiempos) está en contacto diario con los hijos. Que son, a lo sumo, dos. Y que exigen a gritos su asistencia. Cuando llega el fin de semana, la pobre mujer está agotada. Se tira a la cama, concurre a la peluquería, o a un té de señoras, o al cine, o a pilates-yoga-masajes-gestalt, o a cualquier parte. Pero no quiere ver a sus hijos un minuto más. Está exhausta. Además, le han lavado el cerebro: todas las revistas femeninas, los psicólogos, los charlistas de la tele, los columnistas del diario, los periodistas en sentido lato, y su cuñada, insisten en que debe liberarse, demostrar carácter, protestar cuando la tratan como a un objeto, y si es posible convertirse en un no-objeto (de deseo) de manera que una rebeldía le sube por la faringe, como un vómito sin impedimentos.

La mamá: 35-40 años, malhumorada o tal vez ausente. Cuando llega el fin de semana, la pobre mujer está agotada
Quiero ser yo misma, amarme a mí misma, crecer en mi yo, huir de los mandatos. Todas esas cosas. Cuando llega el sábado, o tal vez el domingo, la mami se retira de la escena y deja allí solo, junto a los niños, al papi.
El papi es otro personaje de nuestro tiempo. Culposo, asustado por los gritos y reclamos de su pareja, está siempre al borde del llanto. Oficia de ayudante en el parto de su mujer (si los médicos autoritarios y las enfermeras esperpénticas se lo permiten) trabaja como un burro de sol a sol, igual que lo han hecho su padre y su abuelo, y duerme entre pesadillas porque no comparte suficientes horas con sus hijos. ¡Qué culpa, por Dios!
Nada que ver con su padre, o su abuelo italiano, que inspiraban miedo y ordenaban silencio.

El papá, culposo, asustado por los gritos y reclamos de su pareja, está siempre al borde del llanto. Trabaja como un burro de sol a sol y duerme entre pesadillas porque no comparte suficientes horas con sus hijos
El papá de hoy juega con los niños, decidido a convertirse en un papi inolvidable. Uno lo oye gritando como un bebé (pero con voz ronca) "gol, campeón, salto, carrera, viva-viva" como si fuera una radio en perpetua transmisión de una final de la Copa del Mundo. Es el líder de la acción física. Abraza a los hijos, los lanza a las piscinas, les grita en el oído, los besa estruendosamente. Necesita aprovechar ese sábado para convertirse en el papi inolvidable.
Papá y mamá han renunciado a educar a los hijos. Por lo tanto, estos se han convertido en engendros. Gritan, escupen, zapatean, destruyen, muerden, patean, insultan. Mamá duerme, papá festeja.
Miramar es una buena muestra de este panorama. He visto a un padre de 38 años empujando el cochecito de su bebé, chocando contra las sillas almacenadas en la vereda. La nena (hija mayor, unos 9 años) se le colaba bajo el brazo y el hombre manoteaba el aire, fastidiado, para sacársela de encima. Tenía la cara de un condenado a muerte: ojeroso, angustiado, exhausto.
Posiblemente, este papá ya barruntaba el futuro. En tres o cuatro años más, su belicosa mujer se convertiría en un águila predadora. Lo atacaría sin piedad y, sedienta de venganza (¿por qué?) se acostaría con el primer imbécil que se le cruzara en la calle. Desenlace: juicio de divorcio. Consecuencia: el hombre pierde su departamento, su auto y sus hijos. Va a vivir solo a un sucucho miserable. Con las fuerzas que le restan, conquista a una adorable chiquilla de 23 años que podría ser su hija. Pero la chiquilla, a los cinco o diez años, se convierte en otra ave rapaz que lo despoja de sus bienes. Y así, el hombre se encuentra cada vez más escéptico, más triste, más viejo...

El joven papi, mientras empuja el coche de bebé, mira de reojo a las chiquillas miramarenses de 14 años, tentadoras, perfectas, fresquísimas, pero un ramalazo de terror le cierra los ojos
Ya nadie quiere ser hombre. Y menos, papá.
El joven papi, mientras empuja el coche de bebé, mira de reojo a las chiquillas miramarenses de 14 años, tentadoras, perfectas, fresquísimas, pero un ramalazo de terror le cierra los ojos. No puede mirar esos muslos. Es pecado. Merece prisión perpetua. Y el papi se sumerge en su soledad espiritual, mirando al frente, empujando el coche... ¡Hay que llegar hasta el café donde está mami, conversando con su cuñada sobre la actualidad política nacional e internacional!
He visto, en un restaurante, a una nena profiriendo alaridos mientras la mamá daba la teta a un hermanito menor. Los abuelos, pálidos, guardaban respetuoso silencio. El papá, aturullado, le alcanzaba galletas y maníes. La mamá sonreía, beatíficamente, ya que el centro de ese drama familiar era ella misma.
Bella ciudad, Miramar.
Mala cosa, la familia, tal como se la entiende hoy. Un verdadero despropósito. O tal vez esto sea, solamente, una estampa turística..